Blog

Hipotiroidismo y gestación

Recientemente los ginecólogos de Dres. Povedano hemos consensuado incorporar el estudio de la función tiroidea a todas las embarazadas que son atendidas en nuestra consulta. Para ello al solicitar los análisis del primer trimestre del embarazo además de los parámetros hasta ahora habituales (estudio de anemia, glucemia, serologías infecciosas, grupo y Rh, etc.) evaluamos la TSH y FT4.

Los niveles de TSH normales para la población general oscilan entre 0,2-4 mUI/L, aunque pueden variar dependiendo de cada laboratorio.

En términos generales se considera que una TSH superior a 4 mUI/L indica hipofunción tiroidea y por tanto hipotiroidismo. En el embarazo el punto de corte baja a 2,5 mUI/L. Es decir, si una embarazada tiene niveles de TSH entre 2,5-4 mUI/L (normales en no embarazadas) hemos de sospechar la presencia de hipotiroidismo subclínico y completar el estudio de la función tiroidea y, en ocasiones, tratar a la embarazada con Levotiroxina (Eutirox®, Levothroid®) hasta que se normalicen los niveles de TSH.

El motivo para ser tan cuidadosos con la función tiroidea es que los trastornos tiroideos, especialmente el hipotiroidismo, se han asociado a un mayor riesgo de enfermedades como, bajo peso al nacer, parto prematuro, desprendimiento de placenta,  preeclampsia y abortos de repetición, aunque no todas estas asociaciones están claramente establecidas.

Balbino Povedano Cañizares

Ginecólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *